Propósitos del GDIAM

El GDIAM es un grupo de personas con diversas visiones e intereses en torno al aprovechamiento de los recursos mineros en el país que, convocadas por el Social Science Research Council y la Fundación Ford, han convenido desarrollar una conversación informada, respetuosa de las distintas visiones representadas y con vocación de incidencia pública.

Su propósito es construir acuerdos sobre cómo la minería en Colombia puede contribuir al desarrollo sostenible e incluyente del país, orientado por el cuidado de su singularidad ecológica, étnica y cultural, la inclusión social, el desarrollo socioeconómico y la construcción de la paz, brindando debida consideración a los intereses tanto de las actuales como de las futuras generaciones. Pretende, por lo tanto, convenir una visión de la minería que apoye la construcción de una sociedad que promueva la creación de valor económico, social y ambiental, articulando al Estado, las comunidades, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil. Para tal efecto el GDIAM busca:

  • 1. Comprender las complejas dinámicas económicas, socioculturales, ambientales y políticas de la minería en Colombia.
  • 2. Hacer recomendaciones de políticas públicas a las instituciones del Estado.
  • 3. Sugerir prácticas de comportamiento para el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil.

Las reflexiones del GDIAM se basan en ciertas convicciones: primero, reconoce el momento que vive el país y, por ello, la importancia de asegurar un vínculo positivo entre minería y desarrollo sostenible que tenga en consideración la necesidad de que este refuerce el proceso de construcción de paz en el que se encuentra el país.

El grupo identifica además la existencia de dos problemas en particular que deben ser superados para que la implementación de las propuestas del grupo tenga el mayor impacto posible. El primero se refiere a la necesidad de contar con un ordenamiento del territorio claro, integral y actualizado que permita a su vez el diseño de un ordenamiento minero. Este brindará seguridad a todas las partes interesadas al establecer con claridad las normas de uso del suelo y del subsuelo y clarificará la situación y priorización de todas las actividades productivas afectadas por dicho ordenamiento.

El segundo es cómo asegurar que el país cuente con una institucionalidad pública suficientemente sólida, idónea y eficaz para velar por una estricta regulación, control y fiscalización de la minería. Sin ella no puede haber una administración y un aprovechamiento adecuados de este capital natural patrimonio de la Nación, como tampoco se puede asegurar que se utilice con la necesaria perspectiva intergeneracional y observando los derechos fundamentales de todos los ciudadanos. Se considera necesario fortalecer al Estado para que sea capaz de administrar con responsabilidad pública los recursos naturales no renovables.

A través de este documento, el GDIAM presenta a la opinión pública una primera serie de propuestas de políticas públicas, ancladas en torno a la necesidad de generar una minería incluyente; una de las características de la visión de la minería que el Grupo propone para Colombia, y que se describe en detalle a continuación. El GDIAM espera poner a consideración de los colombianos otras recomendaciones, en la medida en que su trabajo continúe.