< IR HOME / IV. PARTICIPACIÓN CIUDADANA COMO COMPROMISO DE LA INDUSTRIA EXTRACTIVA /



PARTICIPACIÓN CIUDADANA EFECTIVA PARA UNA MINERÍA INCLUYENTE

iv. Participación ciudadana como compromiso de la industria extractiva

Las estrategias de participación ciudadana en los asuntos relacionados con la actividad minera deben considerar la definición de “estándares internacionales de participación ciudadana para las empresas extractivas”. Igualmente, deben ir acompañadas de la capacidad institucional para acompañar y monitorear dichos estándares, así como para hacer que los resultados de dicho seguimiento sean comprendidos por todas las partes interesadas.

El propósito básico de los estándares debe ser promover un comportamiento de la empresa que la lleve a conocer a sus contrapartes sociales, a través de una consideración de sus intereses y un diálogo con ellas para construir acuerdos de valor compartido. Los procedimientos que a continuación se sugieren apuntan a lograr este objetivo. El Estado debería estimular a todas las empresas mineras para que realicen siempre las siguientes acciones:

a. Conocer: Realizar un mapa de actores que identifique a todos los grupos de interés de cada proyecto.

b. Informar: Convocar a los actores sociales para dar a conocer información sobre oportunidades y riesgos de la actividad a desarrollar, tales como: la posibilidad de generación de empleo, de pago de impuestos y regalías y de encadenamientos con otras actividades económicas; los costos medioambientales y sociales y la forma de prevenirlos, mitigarlos, restaurarlos o compensarlos, así como las alternativas económicas que tiene la sociedad frente a la explotación minera; y, recibir e incorporar las consideraciones y las inquietudes que presenten los actores sociales.

c. Dialogar: Buscar construir un eventual acuerdo respecto a cómo desarrollar una actividad productiva sustentable, es decir, una que logre mejorar, de manera equitativa, la situación económica, social y/o ambiental de todas las partes interesadas (beneficio mutuo o valor compartido). Existen múltiples áreas con potencial de crear valor compartido, tales como: infraestructura, capacitación proveedores, educación, salud, capacitación laboral, fortalecimiento de la identidad cultural y la organización social, preservación del medio ambiente y aprovechamiento de tierras.

d. Acordar con responsabilidad: Los acuerdos que se puedan lograr deberían identificar los resultados que se pretende alcanzar y los hitos de evaluación que permitirán conocer los avances en los compromisos que se establezcan.

e. Rendición de cuentas: A través de los mecanismos participativos de monitoreo y evaluación de los resultados, se debe promover que las empresas cuenten con un cronograma de implementación de sus compromisos con la comunidad que identifique los valores de la inversión a realizar en cada etapa. Igualmente, se deben promover acciones de transparencia y divulgación de los resultados de los compromisos adquiridos.

Cada una de estas etapas debe considerar plazos e identificar la evidencia con que se verificará su cumplimiento. Ello permite que el Estado y la comunidad regional monitoreen el cumplimiento de las acciones emprendidas.